Este procedimiento consiste en recortar y engrapar al mismo tiempo una sección del estómago (formando una pequeña cámara gástrica) reduciendo su capacidad en un 90% aproximadamente. A la parte pequeña del mismo se le une quirúrgicamente con el intestino delgado para que de esa manera el alimento no pase por la porción del intestino de mayor absorción. Se logra un efecto de desvío (bypass) de la comida disminuyendo con esto la absorción de carbohidratos y grasas llevando al paciente a perder peso de una forma sostenida y permanente.

La manera actual de realizar la cirugía, y la que utiliza el Centro de Gastro y Obesidad San Javier es a través de una cirugía por laparoscopía.